Elías Rubio Marcos y su "CAJÓN DE SASTRE"

Recopilación de artículos publicados y otros de nueva creación. Blog iniciado en 2009.

jueves, 19 de agosto de 2010

UN DESFILADERO CON MUCHO OLOR



FOTOGRAFÍAS: C-629. Paso de Peñahorada: nevada de 2003, la carretera totalmente cubierta y sin tráfico alguno. Peñahorada: balsa provocada por una aguacero veraniego de 2002.

Hoy, queridos amigos y seguidores de este Cajón de Sastre, me vais a permitir que os hable de una carretera. Al fin y al cabo, en un cajón de sastre ha de caber de todo, también las carreteras. Quiero llamar la atención sobre un tema vial que quita el sueño (¿también la salud?) a los vecinos de varios pueblos de la carretera comarcal C-629. He de referirme muy especialmente a Villaverde de Peñahorada y a Peñahorada. Los dos localidades sufren lo indecible con el tráfico rodado, sobre todo cuando pasan los camiones de basura rumbo al vertedero de Abajas dejando un rastro duradero de contaminación olfativa que provoca malestares físicos, es de suponer que aún no clasificados por la medicina. Por cierto: ¿las autoridades sanitarias regionales se han preocupado alguna vez sobre cómo influyen en el organismo humano los pestilentes efluvios de los deshechos que transportan estos camiones? ¿no?, pues deberían hacerlo, porque sé de un obrero de la construcción que estuvo trabajando un día reparando un tejado y como consecuencia de haber respirado y aspirado dichos y continuados efluvios se le “revolvieron las tripas” (según su propia expresión) hasta el punto de tener que guardar ayuno durante todo el día y parte del siguiente. Quizá algún sanitario que visite este Cajón de Sastre pueda informarnos a todos de lo pernicioso que puede llegar a ser este tipo de contaminación. Y quizá también algún técnico de la Junta pueda explicarnos si los camiones que hoy se utilizan para transportar estos deshechos reúnen los requisitos que por natural les debieran ser exigidos.

Por no hablar del suplicio que suponen también los ¿miles? de coches que en los meses de verano y en fines se semana circulan (a gran velocidad) por el centro de sus angostos cascos urbanos y en dirección a las playa del norte. Es una contaminación acústica, continuada, totalmente insoportable y que puede también minar la salud de los vecinos de estos pueblos.

Y por no hablar tampoco de las dificultades que los fenómenos meteorológicos ocasionan en el trazado de la carretera. Una simple tormenta de verano convierte en una balsa de agua la travesía de Peñahorada, como se puede ver en la fotografía que se adjunta; una nevada, de las muchas que suelen caer en la zona, dejan también intransitable y con gran peligro la carretera a todo aquel que viaja de Burgos a Las Merindades, o al revés.

O de las curvas peligrosas del desfiladero de Peñahorada y de La Molina de Ubierna, donde, con cierta frecuencia, se producen salidas de la calzada. Hay, en este sentido, además de turismos, un buen número de “camiones de la basura” documentados que han volcado y dejado un rastro de pestilencia y lesiones en el callejón natural de Peñahorada, uno de los más bellos desfiladeros de Burgos y donde se encuentra una de las Escuelas de Escalada de la región.

Por todo ello, es difícil de entender cómo todavía se está dudando en tomar alguna medida urgente para solucionar todos estos problemas. Por ejemplo: ¿dónde ha quedado el proyecto de desviación que desde hace ya casi una década se viene anunciando?

martes, 17 de agosto de 2010

ESTRELLAS FUGACES


FOTOGRAFÍA: (2008).
¡Que veáis muchas fugaces esta noche, y las siguientes!

En la noche, poco antes del gran sueño de los perros, mientras un autillo lejano gemía de amores, el sobreviviente vio una estrella precipitarse en abismos del norte. Después fue testigo de cómo un ejército de cometas salidos de la nada se inmolaba en la misma dirección. Mañana correrás hacia el lado donde se pierden los luceros, le oí decir dirigiéndose a mí. Por eso hoy, Lluvia escondida, ejerzo de matacabras, soplo destemplado certezas astronómicas que los siglos de hombre crearon.

De Ecos de la lluvia y el aire
mayo, 2006

lunes, 16 de agosto de 2010

BODEGAS DEL VIENTO






FOTOGRAFÍAS: Bodegas de Villazopeque, Villasandino y Villavieja de Muñó. (Tomadas en 2007).

Uno de los bienes patrimoniales más interesantes y pintorescos de castilla y León, y que más caracteriza a buena parte del territorio burgalés, es el de las bodegas. Se las puede ver junto a las carreteras, en laderas de montes pelados, alrededor de cerros cercanos a los pueblos, casi siempre como islas entre el rastrojo de cereal. Parecen ojos que emergen de la tierra, montones de ojos que nos miran al pasar y que vomitan aire fresco con sabor a fermentos y palabras. Con siglos de antigüedad y algunas emparejadas con el lagar, en un tiempo jugaron un papel fundamental en las sociedades rurales, como catalizadores de relación y comunicación entre los vecinos. Enraizadas al paisaje burgalés y construidas para la conservación de un bien de consumo tan preciado como el vino, fueron lugares de esparcimiento festivo y donde los habitantes de los pueblos se reunían para la plática alrededor de una cuba y una jarrilla, dentro o fuera del subterráneo. En la actualidad, cuando en algunos sitios se levantan bodegas tipo Guggenheim, para mayor gloria de sus propietarios, este patrimonio de las bodegas tradicionales, más humilde pero de gran contenido etnográfico, corre serio peligro de desaparecer. Innumerables conjuntos de bodegas se están hundiendo por falta de uso y de reparos, porque sus dueños emigraron a la ciudad y han olvidado los excavaciones de sus padres y abuelos. Cerradas a cal y canto y sin nadie que las atienda, es hora de que las Administraciones actúen para conservar los conjuntos con mayor valor arqueológico y etnográfico y de que sean declaradas Bien de Interés Cultural, antes de que sea demasiado tarde.

Todos los conjuntos de bodegas tienen su propio nombre, y hay algunos que han llegado a emocionarme: valgan como ejemplo las “Bodegas del Viento”, de Villasandino, o los que designan a los dos grupos que hay en Villazopeque, “Bodegas Muchas” y “Bodegas Pocas”, de Villazopeque”. ¿Alguien ofrece nombres más hermosos y enternecedores?

miércoles, 11 de agosto de 2010

ESPERANDO A UN TREN QUE NO VA A LLEGAR

FOTOGRAFÍAS: Las estaciones fueron hermosas, lo que no ha impedido que la barbarie se haya apoderado de ellas. ( Oscar de la Torre, 2010).

Con su pesado equipaje, el viajero se dirige hacia la estación. Pretende ir a Aranda de Duero en el directo Madrid-Burgos.

“Cómo ha aviejado la estación desde la última vez”, dice para sí al ver los desconchados y pintadas de las paredes.

El viajero despistado se dispone a entrar en la sala de espera y de ventanilla de billetes.

Lo primero que ve son escombros, ruina. “No, la última vez que cogí este tren esto no estaba así de abandonado, ni muchísimo menos. A ver si por lo menos me dan billete”.

"Uno para Aranda".



“¿Cuánto es?”

“200 pesetas, señor”. Paga en euros y nadie le contradice.

“Ya tengo el billete, ahora espero que el tren no se retrase. Pero qué raro, hoy no hay nadie”.
"¡Uff, cómo pesan, qué habré metido en las dichosas maletas!”.
“No se le ve..., ni se le oye”.

"Bueno, paciencia, ya vendrá”.

“No sé si me dará tiempo para ir al servicio”.

“Pues ya tenía que estar aquí”.

“¡Nada, que hoy no viene! Iré a ver si alguien me informa de qué está pasando”.

miércoles, 4 de agosto de 2010

JUEGO DE LOS TRABALENGUAS



FOTOGRAFÍA: Renedo de Bricia (2007).


Una tela de araña es como las palabras cuando se entretejen para formar trabalenguas.

Más allá de internet no creo que exista ya vida. ¿Existe?... Silencio, dudas... El papel ha pasado o pasará en breve a la historia, como tantas cosas lo hicieron a través de los tiempos. Por eso, porque ya no concibo la letra impresa si no es para los museos, decidí lanzarme en su día a la aventura de este blog (blog, qué fea palabra). Las posibilidades inmensas del milagro nos llevan en primer lugar, en asuntos serios, al libro electrónico. Esto no es descubrir nada nuevo, lo sé, pero aprovechando las facilidades que se nos ofrecen se me ha ocurrido proponeros un juego. Hoy, saliéndome del patrimonio construido, os propongo, queridos amigos de este Cajón de Sastre, algo distinto y relativo al patrimonio inmaterial; os invito a recuperar los trabalenguas que quedaron flotando en la tradición oral de nuestros pueblos, los que nosotros mismos heredamos de nuestros padres y abuelos. De materializarse la idea colectiva, podría ser una experiencia nueva para todos nosotros, y quizá pionera, aunque bien es cierto que ya nadie inventa nada que sea nuevo totalmente. No se trata de que vayamos a hacer entre todos una tesis doctoral, ni tampoco ningún libro, ni siquiera un folleto, será sólo un juego y una manera divertida y cómplice de recuperar una parte de la cultura tradicional de la provincia de Burgos. (Por supuesto que si hay amigos de otros lugares que quieran participar, serían también bien recibidos, así compararíamos sus materiales con los nuestros, lo cual sería muy enriquecedor). Quizá alguien pudiera aprovecharse después, editorialmente, de nuestras altruistas aportaciones, pero eso no importa, porque, de llevarlo a buen término, nos habríamos divertido con la graciosa complicación que sin duda tienen los trabalenguas. Al fin y al cabo, el “invento” sería como una socialización más del conocimiento. Bueno, es algo que dejo en el aire por si alguien quisiera participar. Por mi parte, a medida que vaya conociendo nuevos trabalenguas burgaleses los iré incluyendo en la relación que adjunto.

Inserto ahora una serie recogida por mí, en distintos lugares de Burgos y en distintas fechas, que son los que podrán servirnos como punto de partida en esta aventura que pretende ser colectiva y generosa.

¿Alguien se anima? Adelante.



TRABALENGUAS

María Chucena
su choza techaba;
un techador que por allí pasaba la dice:
María Chucena:
techa tu casa o techas la cena.
Ni techo la mi casa
ni techo la cena,
que techo la casa
de María Chucena.

Villahizán de Treviño (2001)

Pablo clavó un clavito
un clavito clavó Pablo


Villafría de Burgos (2002)


Perejil sequé, perejil dejé:
cuando me desperejilaré yo.


Gato cenizoso, desencenizósate gato
Cardeñajimeno (2002)


La señora andóriga, jándiga, mándiga, tutiripándiga, no tiene puños.
Del pellejo un gático, jándigo, mándigo, tutiripándigo, le haremos uno.
Contestó la señora andóriga, jándiga, mándiga, tutiripándiga, con grandes humos: no quiero yo mi andóriga, jándiga, mándiga, tutiripándiga, para ninguno.

Peñahorada (2001)


Me han dicho que has dicho un dicho que he dicho yo.
Ese dicho que tú has dicho que yo he dicho, no le he dicho yo,
si yo lo hubiera dicho estaría muy bien dicho por haberlo dicho yo.


Pedro Pérez Peraita,
pobre pintor portugués,
pinta preciosos paisajes,
por poco precio,
para poder pasar por París.


Arroz has dicho.
Narciso la enseña a rezar en ruso,
y hoy, aunque un tanto confuso,
reza en ruso, rosa rizo.


Miguel vela con cautela
su mala gula y moló.
Y dijo cuanto esto vio,
mala mula y mola mela.

Villasana de Mena (2002)


Hija cirija ciribicutija:
vete donde la vecina cirina ciribicutina
y que te dé una olla cirolla ciribicutolla
para cocer la liebre ciriebre ciribicutiebre.
Madre ciriabre ciricutiable,
me ha dicho la vecina cirina ciribicutina
que no tiene olla cirolla ciribicutolla
para cocer la liebre ciriebre ciribicutiebre
Hija cirija ciribicutija:
coge la liebre ciriebre ciribicutiebre,
llévala al monte cironte ciribicutonte
y déjala donde estaba.


Paco pico chico rico
insultaba como un loco
a su tío Federico.
Este dijo: poco a poco,
Paco rico, poco pico

Mahamud (1998)


El arzobispo de Constantinopla
se quiere desarzobispoconstantinopolizar
el desarzobispoconstantinopolizador
que le desarzobispoconstantinopolice
buen desarzobispoconnstantinopolizador será.

Baños de Valdearados (1998)


Compañero, compra poca capa parda,
que el que poca capa parda compra,
poca capa parda paga.
Yo, que poca capa parda compré,
poca capa parda pagué.


El arzobispo de Constantinopla
esta constantinopolizado,
quien le desconstantinopolizará,
el desconnstantinopolizador
que le desconstantinopolice
Buen desconstantinopolizador será.


El cielo está engarabintintangulado,
quién le desengarabintintangulará.
el desengarabintintangulador
que lo desengarambintintangulare
buen desengarabintintangulador será.

Yo tenía una cabra ética,
pelopelambrética, pelopelambruda,
si yo no tuviera una cabra ética,
pelopelambrética, pelopelambruda,
yo no tendría unos hijos éticos,
pelopelambréticos, pelopelambrudos,
y por delante cocotudos.

Villaespasa (2002)


Una puerca pescuecicrespa
tenía cien puerquitos pescuecicrespitos
y cuando la puerca pescuecicrespa se encrespaba
a los cien puerquitos pescuecicrespitos de mamar les daba.

Barbadillo de Herreros (1999)


San José dijo a la Virgen:
¿qué quieres, Virgen?
San José, ¿qué quieres?,
dijo la Virgen.

Irús de Mena (1998)


Para la Lola, una lila di Adela,
mas cogió la Dadilla, y dije:
hola, Gadela, anda y dile a Dadilla
que dé la lila a la Lola.

Creo que lo recogí en un pueblo cerca de Lerma, pero no estoy seguro (2005)



“Yo tenía una oveja,
                        pega, mega, andía, andorra,
                        coloradita, vieja y sorda.
Si esa oveja no sería
                        pega, mega, andía, andorra,
                        no criaría los corderos,
                        pegos, megos, andillos, andorros

                        coloraditos, viejos y sordos”.

                        Castrillo de Solarana (2003)