Elías Rubio Marcos y su "CAJÓN DE SASTRE"

Recopilación de artículos publicados y otros de nueva creación. Blog iniciado en 2009.

sábado, 31 de mayo de 2014

COCODRILITOS EN CHIAPAS


Cocodrilitos recién nacidos

Mamá cocodrila

FOTOGRAFÍAS: Tomadas en mayo de 2013 


Revoltosillos ellos, los cocodrilitos, que parecen recién nacidos, toman el sol en una roca, en la orilla del río Grijalva, en el Cañón del Sumidero. Su mamá cocodrila, desde la otra orilla, les advierte a grito rugiente de los peligros de lanzarse al agua antes de tiempo. La escena es de lo más enternecedora, ¿no os parece, queridos amigos? 

PD: Perdón por la licencia


jueves, 29 de mayo de 2014

LA OLMA DE ARAUZO DE TORRE




FOTOGRAFÍAS: Olmo seco en la ermita de la Virgen de los Remedios, de Arauzo de Torre (Tomadas en mayo de 2014)


Un día llegué a romper dos brocas de hierro al intentar perforar un tablón de olmo. Fue entonces cuando descubrí la dureza y el poder de este árbol. La puerta de mi casa tiene elementos de olmo, tiene siglos de existencia y no sabe ni ha sabido de carcomas ni degradaciones. Fue hecha cuando las olmedas eran tan numerosas en Burgos que no encontraban competencia seria. En cierta ocasión, cayó en mis manos una escritura de censo del siglo XVI, encontrada en un desván, y puedo deciros, queridos amigos, que a cada poco del legajo se daban pelos y señales de olmedas, por todos los puntos cardinales y rincones del término. Hoy, prácticamente difuntas aquellas olmedas, en algunas lindes llegan a secarse retoños después de  uno y mil empeños de resurrección. Lo intentan todos los años, pero no  consiguen hacerse mayores, no alcanzan ni la pubertad, y ya mueren. Las casas de mi pueblo todas tienen porciones de olmo, en tablazones o en vigas, es el testamento de este árbol del poder y la fuerza.

Al olmo seco de Arauzo de la Torre le llaman El Olmo de la Ermita (una injusticia, pues tendría que llamarse la ermita del olmo, ya que antes fue el árbol), pero tiene méritos suficientes para ser catalogado como olma, título y ADN superiores, dado su poderío y grandeza. Qué dolor que muriese con la enfermedad maldita. ¿Y cómo, habiendo vivido tantos siglos y milenios, los olmos de repente enferman y mueren? ¿Actividad humana quizá? Maravilla es que, inexplicablemente, ahí esté el monumento, la vieja olma de Arauzo de Torre, inhiesta de puro milagro, esperando que de ella alguien haga leña algún aciago día. Milagro es que aún no se haya hecho, como sucedió con sus hermanas añoradas de Riocavado, de Cascajares, de Vizcaínos... y tantas otras. Consérvese.

lunes, 26 de mayo de 2014

MORAL DE ARAUZO DE SALCE. (... Y EL TRONCO SE HIZO SAURIO)



En el interior del moral vive un cocodrilo. 

Un antiquísimo moral junto a la iglesia de Araúzo.


FOTOGRAFÍAS: Moral de Araúzo de Salce (Tomadas en mayo de 2014).


Dentro del espeso follaje anida un saurio, pero en realidad es el tronco madre de un moral de incalculable edad. ¿Quinientos?, ¿mil?, ¿dos mil años? Quizá el saurio sea un dinosaurio, y entonces nos vamos al jurásico de los morales. Tiene cuerpo alargado el bicho, y ojos, y hocico pronunciado, parece un lagarto dormido. Se mueve en la sombra de su propia selva, reptilando sigilosamente al llegar la hoja, y en invierno se mantiene inmóvil, reservando fuerzas para los siglos de moras que vienen. Tiene su piel color blanco cenizal, y es por antiguos líquenes, hermanos menores acogidos, cuya edad está también por determinar. En algunas iglesias colgaron pieles de caimanes, exvotos con reminiscencias americanas, en Araúzo de Salce no hizo falta, pues cuando construyeron la suya ya vivía uno de verdad, en el viejo moral, que no es un salce ni un sauce. 


domingo, 25 de mayo de 2014

PRIMAVERA EN LA RIBERA, DEL DUERO





FOTOGRAFÍAS: Viñedos y campos de Sotillo de la Ribera (Tomadas en mayo de 2014).  


Un día de primavera, de sol y nubes, puede ser inolvidable en la Ribera burgalesa, más por la tarde, cuando los rayos de frente ciegan y a nuestra espalda, sobre los viñedos, se abren universos de colores indescriptibles.  No hay más que poner los ojos en su sitio y el chip de recepción, lo demás lo pone la tierra y los haces de luz salidos de entre los nubarrones. Bien es verdad, y lo advierto, que hay que andarse con cuidado, pues la fatiga emocional que puede llegar a ocasionar tanta maravilla puede llevar al éxtasis, a la paralización más absoluta, o incluso a fuertes taquicardias. Muchas veces he pensado, y lo pienso cada vez más convencido, que la verdadera riqueza no debe estar en poseer cuentas millonarias en las Bahamas y otros paraísos negros como el infierno, sino en tener capacidad para disfrutar de estos prodigios. Los que así pensamos somos gente de suerte, privilegiados, y nos dan lástima aquellos que pasan por la vida amasando tonterías sin cuento. En fin, no sé por qué digo todo esto, pues quizá a alguien se le ocurra que mirar los campos y viñedos de la Ribera en primavera, con las luces de la tarde, puede llegar a tener un coste económico. Por ahora, podemos admirar y aplaudir sin que ello nos cueste dinero. Os dejo, queridos amigos de este Cajón de Sastre, dos imágenes del pasado viernes, que las disfrutéis. 

domingo, 18 de mayo de 2014

LA CEIBA DE CHIAPA DE CORZO Y OTROS ÁRBOLES


Ceiba en Chiapa de Corzo
(La ciudad nació en torno a este mítico árbol)

Árbol de Tule: un gigante ahuehuete en Oaxaca.
(Taxodium mucronatum)

Maravillosa fuente mudéjar en Chiapa de Corzo
(fue construida en 1562)


FOTOGRAFÍAS: Ceiba y fuente mudéjar en Chiapa de Corzo (mayo 2013). Árbol de Tule (2014). 


Ahora que mis pasos vuelven a perderse en los bosques burgaleses, en busca de los árboles más ancianos, los que siempre admiré por su piel curtida en mil batallas; ahora que mi desvelar se encadena a esos gigantes centinelas de las dehesas, que cuentan su milenaria historia a zorros y lobos en despobladas majadas; ahora que conmemoramos el quinto aniversario del Árbol de la Provincia, el que plantamos en Jaramillo de la Fuente con tierras de todos los pueblos de Burgos; ahora, digo, con tanta envoltura vegetal, me viene a la memoria una vieja y gigantesca ceiba mexicana, una que intenté abrazar, sin conseguirlo, en Chiapa de Corzo hace exactamente un año. Recuerdo bien el intento de abrazo, y os cuento, queridos amigos, que en ese mágico momento, pude platicar con un maya que se guarecía a la sombra del mítico titán, uno de allá que admiraba la impresionante fuente mudéjar que dejamos los conquistadores de acá en la deslumbrante plaza colonial. El hombre, natural del Yucatán, me tradujo la ceiba enjaulada a su idioma, y dijo que allí es conocida como pochota. Quiso saber de nosotros, y nosotros de él. Así averiguó que éramos españoles, y nosotros supimos que castelán era la manera maya de llamar a un castellano de Castilla y a su idioma. Reminiscencias, conquistadores y conquistados. Que fue así cómo me enteré de que yo mismo soy un castelán, al igual que uno de tantos que pudieron acompañar a Hernádez de Córdoba en la Conquista de la nombrada península. Y ya metidos en harina de árbol, os cuento, amigos, lo mucho que lamento no haber visitado el Árbol de Tule cuando visitamos Oaxaca, sólo por mero desconocimiento. Hoy que una de mis hijas ha tenido la suerte y el privilegio de estar junto a este monumento único, el más notable ejemplar de todo México, (que ya es decir), se me ocurre que ojalá nuestra encina de Jaramillo llegue a alcanzar dos mil años como él (de momento ha cumplido cinco). El descomunal ejemplar ostenta el récord mundial en cuanto al diámetro de su tronco, ¡14 metros! Os regalo una imagen reciente, llegada de allá vía Internet.   


jueves, 15 de mayo de 2014

MONSTRUOS ROMÁNICOS


Gárgola de Villamorón

Capitel de Vizcaínos

Canecillo de Hermosilla


FOTOGRAFÍAS: Monstruos de Villamorón (2011), Vizcaínos (2013) y  Hermosilla (2014). 


Nacieron para producir miedo, Aire. Canteros de mente enajenada, siguiendo planos y planes directores del gobierno mundial, los colocó visibles y pavorosos para que los de abajo no olvidaran el orden natural de las cosas. Si, Lluvia, y se muestran con la lengua fuera, aquí y allá del planeta, para escarnio de los que pasan, enseñando los dientes del poder. Y así seguirán todos los monstruos del mundo por los siglos, pese a nuestros pacíficos y voluntariosos vendavales, con distintos aspectos y distinto arte,  haciendo ver lo peligroso que es ir y pensar por libre, fuera de capiteles, gárgolas y canecillos. Ay, Lluvia, caminemos.   

De Ecos de la lluvia y el aire

jueves, 1 de mayo de 2014

ROBLE DE LA VERRUGA, EL SEÑOR DE LA MAJADA


Cuéntanos tu historia

Verruga


FOTOGRAFÍA: Roble de la Verruga (Burgos). Tomada en abril de 2014.

Es el rey de los bosques burgaleses, el árbol más anciano, un Matusalén viviente, el que tiene la verruga más grande, el que desafió al tiempo, el que ahora se desgaja por el peso de su historia, en el camino de los Jaramillos, en un bosque encantado lleno de crecidos hermanos menores que siguen sus pasos, en las soledades de las majadas. Generaciones de pastores abrieron su zurrón y platicaron bajo sus tentáculos desparramados, en la dehesa cuando fue de la dehesa señor. Pierde ahora sus brazos con los vendavales, incluso con las brisas, ya que se libró de los rayos, pero su verruga se agranda de vieja. Hace siglos, uno que iba a Valpeñoso, a la romería de Nuestra Señora de los Venerables Robles, compadecido al ver el chichón creciente del señor del bosque, se hizo doctor por ver si lo hacía desaparecer y escondió la gallarita de un hermano donde nadie pudiera verla. No lo consiguió, pasó el tiempo, dos y tres romerías, la gallarita oculta se secó y la verruga continuó, cinco siglos más.