Elías Rubio Marcos y su "CAJÓN DE SASTRE"

Recopilación de artículos publicados y otros de nueva creación. Blog iniciado en 2009.

martes, 27 de junio de 2017

LA COCINA ECONÓMICA, UN INVENTO DE DIOS

   
Cocina económica de dos chapas y dos tiros en Cantabrana

Cocina económica de una chapa y un tiro en Santa Gadea de Alfoz
          

FOTOGRAFÍAS: Cocinas económicas (Tomadas en 2016 y 2017) 

        Allá por el pleistoceno medio, cuando los inviernos burgaleses eran antárticos y de nieves perpetuas, al llegar de la escuela a casa, con los pies mojados y aterecidos, lo primero que hacía era meterlos en el horno de la cocina económica. Abría la puerta grande, y allí que los dejaba, sumergidos durante un buen rato en la cálida y profunda negrura, mientras veía gotear el grifo de la paila y hasta que los calcetines echaban humo. Sabía que después del horneado de los pies tendría que aliviar los sabañones (me lo decía mi madre un día y otro), pero no importaba, aquel era un momento de felicidad que no estaba dispuesto a dejar de disfrutar por unos simples picores.
        Hoy, si ya no existiera ningún ejemplar de cocina económica en activo, habría que hacerles un monumento, por sus muchos servicios prestados, pero afortunadamente no es el caso, ya que aún queda por ahí alguno de estos maravillosos artefactos en plenas facultades. En poco tiempo he visto dos, uno en Cantabrana, de dos chapas y dos tiros independientes, y otros dos de una sola chapa, en Santa Gadea y Trashaedo respectivamente. Y además de deleitarme viéndolos, he tenido la enorme fortuna de sentir su calidez mientras escuchaba cuentos y otras literaturas y en tanto rojos pucheros hervían con lentitud paciente. ¿Se puede pedir mas? ¡Como en tiempos de mi niñez! 

lunes, 5 de junio de 2017

EN EL PLANETA DE SANTA GADEA



Rocas de HIjedo
Guardianes del Alfoz

FOTOGRAFÍAS: Paisaje del Alfoz de Santa Gadea. Mojón en el Monte Hijedo (Tomadas en mayo de 2017) 

Hola, hola, ¿hay alguien por ahí? ¡Uf, qué silencio! Bueno, primero de todo quiero disculparme por la larga ausencia a la que os he sometido, queridos amigos de este Cajón de Sastre. Hace ya algún tiempo que mis paseos por la provincia están centrados en el Alfoz de Santa Gadea, en ese planeta extraño y maravilloso donde fantásticas rocas lunares hacen soñar y donde el Monte Hijedo guarda misterios bajo sus milenarias sombras. Os digo que debió haber un día de fuerte tormenta que llovieron rocas en este territorio, y que al tocar el suelo salpicaron formas imposibles. Me tienen alucinado, en cada visita descubro imágenes nuevas, aquí un gallo gigante, allí un dragón, a lo lejos la silueta de un titán mitológico, y a su lado, un hada encantada (vamos, igual que en una cueva abierta al turismo). Un día, o mejor, una noche de luna llena, cuando la luz nocturna alumbre los pasos, he de perderme entre contraluces rocosos y aullidos lobunos salidos de Hijedo. He de hacerlo, como lo hicieron los habitantes de este planeta cuando con nocturnidad iban a por leña al bosque, con sus carros yertos. Será una experiencia creo que inolvidable. De momento, voy haciéndome amigo de las rocas. Y porque así se me ha pedido, exploro el terreno, hablo con los naturales (cada vez menos y más mayores), rescato relatos de vidas olvidadas, hago fotos... Ah, y me interno en la espesura de Hijedo en busca de mojones de otros siglos con cruces punteadas, donde sus guardianas, las chivarras, se empeñan en chuparme la sangre a la primera que me ven.
Y por ahí ando, queridos amigos, ya os contaré. (A ver si puedo hacer una escapadita a otros aires de Burgos, siento que me faltan).



Cueva en el Monte Hijedo. Escenario rocoso de la
película "El Zorro"


Cruz-mojón en la espesura de Hijedo